El Carnaval tiene una larga tradición, marca este el comienzo de la Cuaresma, periodo de cuarenta días ante de la Semana Santa durante el cristiano no debe comer carne y abstenerse de la gula, tal como el nombre lo indica: Carne levare (Latín) = abandonar la carne.
Además constituye la única ocasión en que la gente podían expresar una crítica hacia los superiores bajo la máscara de bufón
 
Tradicionalmente estos tres días se celebran bailes y festejos que han cambiado su forma en el transcurso del tiempo.
Durante el gobierno del general Francisco Franco en España el carnaval estaba prohibido por temor que bajo el disfraz se puede esconder elementos subversivos. Pero el pueblo cambio el nombre a Fiestas de Invierno y siguieron con la fiesta, sin disfraz, eso sí.
 
En la actualidad el carnaval ha progresado en una fiesta de multitudes, de grandes acontecimientos, como la elección de la Reina del Carnaval.
Bellas mujeres con vestidos muy vistosos y de gran tamaño convierten la tarea de elegir la mejor en una dura decisión para el jurado
 
Las Murgas han tomadas la posición de los antiguos bufones y presentan sus canciones críticas con la política, pero también con situaciones cotidianas
 
Las más animadas sin duda forman las comparsas con su ritmo y harmonía. Bailan al ritmo de música latina, Samba, Merengue y Salsa con sus vestidos atrevidos al son de la noche
 
No se teme por el futuro, la próxima generación esta preparada
 
Las noches interminables en la multitud de la gente.
Santa Cruz en Carnaval, según el Libro Guiness de Records se han contado 260.000 personas en una pista de baile
 
Lastimado, el Miércoles de las Cenizas todo llega a su fin, las viudas lloran su perdida. Con la quema de la Sardina, símbolo del Carnaval terminan los festejos.
 
El próximo Carnaval viene pronto, apúntense…